Carta El Teniente Gobernador de Bonaire

Estimado(s) ciudadano(s),

Bonaire ha venido cambiando muchísimo en los últimos años. En 1957, Bonaire contaba 5.663 habitantes. En la actualidad, la población de la isla ha ascendido a 20.488. También ha aumentado considerablemente el número de automóviles. En 1957, en Bonaire había alrededor de 250 automóviles y tres motocicletas. Hoy en día, hay 15.696 automóviles, además de 1.816 escúteres, motocicletas y cuatrimotos en total.

La ‘Wegenverkeersverordening,’que es la ley de tráfico vial de Bonaire, entró en vigencia en 1957. Desde aquel entonces han crecido considerablemente tanto la población como el número de participantes en el tráfico, por lo que ya era hora de una adaptación de las normas de tráfico. Por eso, la Ley de tráfico que databa de 1957 ha sido reemplazada por una nueva. Las nuevas reglas son necesarias para garantizar la seguridad de todos los que participan en el tráfico. Estas nuevas reglas entrarán en vigor el 1o de agosto de 2019.

Cuando se dan cambios importantes en las reglas, siempre cuesta un poco acostumbrarse. Es por eso que la policía, el Ministerio Público y yo hemos decidido aplicar un período de transición con respecto a algunas de las nuevas reglas, o sea, las que aparecen a continuación:

*   Está prohibido tener en la mano un teléfono celular al manejar.

*   Todos los ocupantes de automóviles deben llevar puesto el cinturón de seguridad.

*   Los niños menores de cuatro años deben viajar en asientos especiales para niños.

*   Al manejar un escúter, motocicleta o cuatrimoto, tanto usted como su pasajero deben llevar puestos el casco.

Del 1.o de agosto hasta el 1o de octubre, un policía podrá llamarle la atención si no cumple con estas nuevas reglas, pero sin multarlo. Sin embargo, a partir del 1º de octubre, al no cumplir con las reglas, sí recibirá una multa.

* Tanto bajo la antigua Ley de tráfico como bajo la nueva, es un delito penal conducir bajo la influencia del alcohol. La diferencia es que bajo la nueva Ley, la policía puede verificar más fácilmente si uno ha tomado alcohol. Si ha tomado, es mejor no conducir. Si le hacen un control y resulta que tomó demasiado, recibirá una multa.

Confío en que por su parte usted se atendrá a las nuevas reglas. A final de cuentas, se trata de la seguridad de todos nosotros: nuestros hijos, familiares, amigos y conocidos, así como de los turistas que se encuentran en Bonaire. Ése es nuestro afán.

El Teniente Gobernador de Bonaire,

Edison Rijna